Antes de hablarte de cómo usar la respiración para controlar el pensamiento, te hablare de la importancia de la respiración. Según los taoístas, la nutrición del aire por medio de la respiración es aún más importante para la salud y la longevidad que la obtenida de los alimentos y la bebida por medio de la digestión. Así como la dieta afecta al equilibrio bioquímico del cuerpo, la respiración afecta a su equilibrio bioeléctrico.

El elemento esencial del aire que transporta la carga vital de qi no resulta ser el oxígeno, ni el nitrógeno, ni ningún otro elemento químico gaseoso, sino más bien los iones negativos, minúsculos y sumamente activos fragmentos moleculares que poseen una carga eléctrica negativa equivalente a la de un electrón

Básicamente existen dos tipos funcionales de respiración: la limpiadora y la energizante. La respiración limpiadora desintoxica el cuerpo y se centra en la espiración. La respiración energizante recoge y acumula energía vital, y se concentra más en la inspiración. Aunque hoy en día la gente no suele prestar mucha atención a cómo respira, todo el mundo practica espontáneamente estas dos clases de respiración a lo largo del día, siempre que las toxinas de la sangre alcanzan un nivel crítico o la energía comienza a menguar. Así, el suspiro es un ejemplo de respiración limpiadora espontánea, pues consta de una inspiración rápida seguida de una espiración larga y forzada. El bostezo, en cambio, es un ejemplo de respiración energizante espontánea: una inhalación larga, lenta y profunda, brevemente retenida en los pulmones y seguida de una exhalación relativamente corta.

¿Has observado cómo los animales tienen lo que se llama respiración diafragmática o abdominal? Si puedes observa a un perro o un gato cuando duermen, el abdomen se les infla con la respiración y el pecho ¡casi no lo mueven! Si son madres o padres ¿Recordáis como respiraban nuestros hijos cuando nacieron?. Su respiración era como la del gato del vecino, diafragmática. Y todos nosotros al nacer tenemos esa respiración que es la correcta. Pero con el tiempo la perdemos, nos viciamos, nos quedamos haciéndolo de pecho y por consiguiente disminuimos la cantidad de oxigeno que podemos coger de una sola respiración. Por desgracia sólo se les enseña este tipo de respiración a los cantantes, actores, deportistas de élite, en clase de yoga, chi-kung, relajación, de parto y algunas otras clases de artes marciales. Al resto del mundo….

Expulsamos el oxigeno y la sangre de nuestros órganos, recibiendo una oleada de sangre nueva y oxigeno fresco. Es como si estuviéramos constantemente dándonos un masaje interno. Al cabo del tiempo estaremos más sanos. Al principio resulta difícil, ya que no estamos habituados y debemos estar conscientes, atentos a la respiración.

Pero con la práctica se crea un hábito y esta va por si sola mejorando nuestra salud día tras día, ya que con ello haremos que nuestras energías vayan circulando libremente llegando a todos los órganos, previniendo y desbloqueando posibles atascos energéticos.

Actualmente como mucho solo respira bien un 15% de la población mundial. Normalmente entre los 3 y 6 años perdemos la respiración correcta con un berrinche emocional. Entre lloros y gritos el niño cambia la respiración a pecho y probablemente respire mal el resto de su vida.

No se trata de aprender a respirar, se trata de recordar como respiramos al nacer.

Y también ocurre algo muy importante, la respiración diafragmática relaja la mente, los pensamientos. Si tienes ansiedad, con esta respiración puedes salir de la ansiedad en dos o tres días.

Siempre que estamos con la mente concentrada en algo los pensamientos paran y paran del todo. La mente no puede estar concentrada en algo y pensando en otra cosa. Si ponemos la atención sintiendo como el aire entra y sale, haciendo respiraciones conscientes, los pensamientos paran. Vamos por la calle y en vez de dejar la mente sin ningún control, ponemos la atención en la respiración y notaremos como se relaja.

Hay que crear el hábito de respirar bien con el diafragma, es cuestión de practicar y practicar. Recomiendo hacer unos tres minutos de respiración sin levantarse de la cama.

Hay que crear el hábito de respirar bien con el diafragma, es cuestión de practicar y practicar. Recomiendo hacer unos tres minutos de respiración sin levantarse de la cama. Empezamos el día, cada vez que te acuerdes haz 10 respiraciones correctas y continuas con tu vida diaria. Que te acuerdas a los 30 minutos o a las dos horas, haces 10 respiraciones correctas y continúas con tu vida diaria. Así durante todo el día. Le estás diciendo al cuerpo como quieres que respire, por lo tanto, estarás creando el habito de respirar con el diafragma y como esa respiración relaja la mente, volverás a tu vida diaria con más serenidad, más concentración y más felicidad.

La respiración es la forma más antigua que hay para relajar los pensamientos. Cuando la integres ya no tendrás que estar atento, irá por sí sola.

Por favor, si tienes hijos pequeños, mira a ver si respiran bien, de lo contrario recuérdaselo.

Un abrazo lleno de energía.

Mario López

CONTROL DEL PENSAMIENTO

Primera parte